En medio de los retos que marcaron el pasado año escolar, un grupo de jóvenes dio un paso al frente y logró superar su rezago académico al cumplir con los requisitos de su octavo grado académico, gracias a la iniciativa Uno a Uno de Casa Grande Interactive y auspiciada por el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), así lo anunció el secretario de esta agencia, Manuel A. Laboy Rivera.

“Nos complace ver como el 97 por ciento de los jóvenes que junto a 44 mentores voluntarios del programa Uno a Uno de las comunidades de Añasco, Aguadilla, Barceloneta y Ponce, no perdieron el interés y pese a los sacrificios que requerían los tiempos, cumplieron con su meta de pasar a la escuela superior. Dada a las complicaciones que representa la propagación del Covid-19, se desarrolló el Programa de apoyo virtualque permitió la ejecución de la iniciativa. Este proyecto, demuestra que cuando los jóvenes tienen la voluntad y el apoyo necesario, pueden desarrollarse académicamente con éxito. Para la administración de la gobernadora, Wanda Vázquez Garced, es importante que los jóvenes cuenten con las herramientas necesarias desde la escuela, ya que esta es la base que podría definir el éxito en su entorno social como profesional”, explicó Laboy Rivera.

El DDEC y Casa Grande, llevan dos años aunando esfuerzos en busca de erradicar la deserción escolar y promover el interés entre los estudiantes por los estudios, reforzando sus áreas de rezago y destacando sus áreas de intereses y talentos.

Soraya Sesto, presidenta de Casa Grande Interactive, manifestó “en esos últimos tres meses de clases marcados por el aislamiento, los mentores grabaron explicaciones de temas y pruebas, crearon chats para mantener la comunicación entre maestros, padres y jóvenes, trabajaron con videoconferencias e integraron recursos académicos especializados en las materias de mayor rezago a través de aplicación de reuniones virtuales. El resultado de todo este esfuerzo fue la graduación de un 97 por ciento de los jóvenes participantes que en diciembre de 2019 eran candidatos para abandonar la escuela.  Un total de 96 jóvenes aprendió nuevas destrezas y reforzó su conocimiento. Además, los estudiantes adquirieron mayor sentido de responsabilidad y compromiso, de manera que lograron pasar a escuela superior y continuar su preparación para unirse a la fuerza laboral”.

Por su parte, Roberto Carlos Pagán Santiago, director del Programa de Desarrollo de la Juventud del DDEC, a cargo de esta apoyar la iniciativa de Uno a Uno, felicitó a los 44 mentores que contribuyeron un total de 3280 horas de trabajo voluntario entre febrero y mayo.

“Pese a todos los retos profesionales y personales, estos mentores se unieron al equipo de académico de los jóvenes para hacer la diferencia y contribuir no solo al mejoramiento escolar de los 96 jóvenes, sino a Puerto Rico. Su aportación también trascenderá a la sociedad, pues contribuyen a formar mejores hombre y mujeres que tendrán en sus manos el futuro de la Isla”, señaló Pagán Santiago.  

Los mentores provienen de empresas e instituciones como Hewlett Packard (HP), Honeywell Aeroespace, Johnson and Johnson, Universidad de Puerto Rico, National University College, Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR) y la Universidad Interamericana.

El secretario del DDEC, agradeció al sector privado por su aportación y dedicación a este proyecto, que es medular para continuar motivando a más estudiantes a interesarse por sus estudios. “Con sus experiencias, conocimiento y empatía, inspiran a los jóvenes a terminar su escuela superior con la intención de continuar una carrera vocacional o profesional. De esta manera, ayudan al desarrollo socio económico de Puerto Rico”, concluyó.