Ante el reto que afrontan los patronos a causa de la emergencia de salud provocada por el Covid-19 en Puerto Rico, el secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel A. Laboy Rivera, anunció la disponibilidad de $8 millones, provenientes de fondos federales para rembolsar ciertos gastos de hasta 160 patronos.  

“Las operaciones comerciales en Puerto Rico atraviesan por un momento económico de gran reto. Para ayudarlos a que continúen ofreciendo servicios, a la vez que se evita la pérdida de empleos, el Programa de Desarrollo Laboral (PDL) del DDEC, identificó $8 millones que provienen del fondo Respuesta Rápida, así como del Programa de Trabajadores Desplazados. Se podrán asignar un máximo de $50 mil a 160 patronos que evidencien que los gastos extraordinarios incurridos por la compra de equipo de protección personal como: mascarillas, batas y productos desinfectantes, así como compra de materiales de oficina y equipo electrónico que promuevan el distanciamiento social, entre otros, los han puesto en una posición económica tal que tendrían que cesantear empleados de no contar con esta aportación. A tono con el compromiso de la gobernadora Wanda Vázquez Garced, de ofrecer las ayudas pertinentes para mantener las operaciones de los negocios que son vitales para atender la situación de emergencia, identificamos estos fondos con la intención de evitar que continúe el cierre de operaciones en diversos sectores y con ello, la pérdida de empleos”, explicó Laboy Rivera.

La solicitud de fondos estará disponible a través de www.refuerzoeconomico.com a partir del 13 de abril hasta el 15 de junio y según la disponibilidad de fondos. De conformidad con la política pública aprobada por la Junta Estatal de Desarrollo Laboral, los patronos podrán solicitar los fondos durante la emergencia, y en el periodo de 60 días siguientes al cese de la misma.  

La directora del Programa de Desarrollo Laboral del DDEC, Natasha Vazqueztell, señaló que los requisitos para beneficiarse de esta ayuda, son: ser un patrono bonafide con 500 empleados o menos (incluyendo aquellos que trabajan por cuenta propia), no tener deudas con el Gobierno de Puerto Rico, y en su defecto un Plan de Pago al día, y que pueda demostrar que los gastos extraordinarios incurridos para mantener su operación o para retomarla pudieran tener como consecuencia la cesantía de su capital humano.

Por su parte, el presidente de la Junta Estatal de Desarrollo Laboral, Emilio Colón Zavala, indicó “en esta emergencia, es importante lograr que nuestros trabajadores estén seguros sobre toda consideración. Además, hay que minimizar la pérdida de empleo. Para ello, este programa busca ayudar a los comercios a no tener que despedir empleados durante esta emergencia. Hay que minimizar una doble catástrofe en la medida que sea posible”.

“En las pasadas semanas, hemos visto como ciertos sectores industriales han dado un paso al frente y están elaborando productos y equipo necesario para atender la crisis de salud en la que nos encontramos. Ante la importancia de la continuidad de operaciones de estos sectores exentos, se identificaron estos fondos. Esta ayuda es parte de las iniciativas que estamos desarrollando para apoyar a los patronos, así como a los empleados de manera que puedan retener su trabajo. Próximamente anunciaremos otras iniciativas que estarán disponibles para promover el desarrollo de la fuerza laboral en este momento en el que el mundo enfrenta un gran desafío de salud y economía”, manifestó la directora de PDL.

Para más información puede comunicarse a través del correo electrónico layoffaversion@ddec.pr.gov.