La secretaria del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, Briseida Torres Reyes, anunció que están atendiendo la solicitud de al menos 12 compañías de la industria textil en Puerto Rico, que buscan ajustar sus operaciones a la producción de material y equipo necesario para asistir en la prevención de la propagación del virus COVID-19.

“Como parte del compromiso de la gobernadora Wanda Vázquez Garced con la seguridad y la salud de los trabajadores en Puerto Rico, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (PR-OSHA, por sus siglas en inglés) ha estado redoblando sus esfuerzos durante esta emergencia para emitir guías claras para patronos y empleados, con el fin de evitar la propagación del COVID-19 y garantizar que aquellos trabajadores que ofrecen servicios esenciales puedan estar protegidos en sus lugares de trabajo”, sostuvo Torres Reyes, reiterando que la seguridad de los trabajadores debe ir por encima de cualquier consideración de producción masiva e inmediata de material y equipo.

El secretario auxiliar de PR OSHA, el Sr. Luis Pardo, destacó que ya se ha establecido e implementado el protocolo para la evaluación e inspección de las empresas de textiles que soliciten continuar sus operaciones, a tono con lo dispuesto en la Carta Circular 2020-03 del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), del 25 de marzo de 2020.

“A cada patrono se le está requiriendo que sometan su plan de contingencia para ser evaluado detalladamente, utilizando las guías de recomendación vigentes. Las inspecciones se realizarán mediante un recorrido virtual de las instalaciones y/o físico, y velando por la seguridad del personal de PR OSHA. El patrono deberá acoger cualquier recomendación hecha por nuestros consultores y estará obligado a hacer las correcciones necesarias para cumplir con los parámetros establecidos. Una vez puedan evidenciarse las acciones correctivas, de ser necesarias, se emitirán las certificaciones correspondientes”, explicó Pardo sobre las evaluaciones que se estarán llevando a cabo de forma inmediata, una vez las compañías sometan sus planes de contingencia.

Por su parte, el secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel A. Laboy Rivera, explicó, «como parte del proceso para preparar y publicar la carta circular que permite a la industria de textiles operar sujeto a ciertos controles, estamos colaborando estrechamente con el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, para lograr el objetivo de que empresas locales puedan manufacturar equipo de protección personal y componentes de salud, suplir las necesidades contractuales con el Departamento de Defensa, a la vez que se garantizan las condiciones necesarias para proteger la salud de los empleados y evitar la propagación comunitaria del COVID19”.

“Confiamos que trabajando en equipo entre DDEC, DTRH y la industria de textiles, podamos lograr estos objetivos. Además, el DDEC está colaborando con PRIMEX, entidad sin fines de lucro, para dar asistencia a las empresas de textiles para que puedan cumplir con los protocolos de salud y seguridad en los lugares de trabajo”, puntualizo Laboy Rivera.

Finalmente, la titular del DTRH reiteró que, “Sabemos de la importancia de la manufactura y producción de equipo necesario para asistir en labores de primera respuesta en Puerto Rico. Sin embargo, ello debe realizarse dentro de un marco de cumplimiento con las disposiciones relacionadas a la salud y seguridad de los trabajadores que estarán en primera línea de producción es esencial para garantizar el éxito de los esfuerzos conjuntos implementados para combatir al COVID-19 y evitar su propagación”.