El Banco de Desarrollo Económico para Puerto Rico (BDE) publicó hoy el Índice de Actividad Económica (IAE) para el mes de diciembre de 2018, que alcanzó un nivel de 119.5.

Este resultado representa un alza de 16.1% al compararlo con el mismo mes de 2017, siendo éste el cuarto incremento consecutivo después de 69 meses consecutivos de reducciones interanuales.

El IAE de diciembre 2018 refleja una reducción de 0.7% al compararlo con el resultado obtenido en noviembre de 2018.

La comparación interanual es con respecto a diciembre 2017, cuando la Isla todavía sufría el efecto de la recuperación del sistema eléctrico debido al impacto de los huracanes Irma y María.

El promedio acumulado del IAE para el año calendario 2018 fue de 119.8 puntos. Esta cifra representa un incremento de 2.6% al compararla con el año 2017. Además, el promedio acumulado del IAE de julio a diciembre del año fiscal 2019 registró un nivel de 120.9, lo que se traduce en un crecimiento de 8.9% en comparación con el resultado para el mismo periodo del año fiscal 2018.

En términos interanuales, durante el mes de diciembre de 2018 aumentaron las ventas de cemento en un 13.5%, la generación de energía eléctrica creció en un 42.5% y el empleo asalariado no-agrícola avanzó en 0.8%. No obstante, el consumo de gasolina decayó por 18.9%.

Para el mes de diciembre de 2018, el promedio de empleo asalariado no agrícola fue de 839,700 empleados, un 1.1% menos que el mes de noviembre de 2018. Las ventas de cemento para el mismo período totalizaron 1.2 millones de sacos de 94 libras, lo que representa un aumento intermensual de 0.1%.

El estimado preliminar para el consumo de gasolina en diciembre fue de 76.2 millones de galones, cifra 2.6% menor a la registrada en noviembre de 2018. La generación de electricidad fue de 1,530.5 millones de kWh para el mes de diciembre de 2018, una reducción de 0.1% contra la cifra observada en noviembre de 2018.

El IAE es un indicador de actividad económica que resume el comportamiento general de la actividad económica de la Isla. El mismo no representa una medida directa del Producto Nacional Bruto (PNB) real. Las tasas de cambio en el indicador no son las mismas que las del PNB, aunque el indicador tiene una alta correlación con el PNB real por lo que permite monitorear las tendencias en la economía de Puerto Rico. El IAE se formuló utilizando una metodología similar a la que utiliza el “Conference Board” en su índice coincidente para la economía de Estados Unidos.

Fuente: Noticel

(San Juan, Puerto Rico) – Para fomentar una mentalidad emprendedora en el estudiantado y fortalecer sus destrezas en emprendimiento, el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), a través de su el Programa de Desarrollo de la Juventud (PDJ), está ofreciendo talleres a unos 100 maestros que coordinan los 70 Clubs de Jóvenes Emprendedores (JOVEM) establecidos en 70 escuelas de nivel superior en diferentes regiones de Puerto Rico para ejecutar el proyecto: “De la Escuela a la Empresa”, así lo anunció el secretario del DDEC, Manuel A. Laboy Rivera.

“Fomentar el emprendimiento desde temprano en la vida de un ser humano es clave para que en el futuro cercano tengamos más empresarios del patio produciendo desde aquí, para Puerto Rico y el mundo. Por esto nuestros estudiantes son prioridad en la administración del gobernador Ricardo Rosselló Nevares. Hay que pensar en grande para que las cosas se logren e invertir en la educación, que es el abono más fértil para el desarrollo de nuestra isla. Eso es lo que perseguimos con este importante proyecto, que está teniendo una buenísima recepción de parte de los estudiantes y maestros”, manifestó el secretario del DDEC, Manuel A. Laboy Rivera.

Por su parte, el director ejecutivo del PDJ, Roberto Carlos Pagán Santiago, detalló que los talleres ofrecidos preparan a los docentes para poner en vigor las iniciativas Entrepreneur Experience y Zonas Empresariales, “que forman parte del proyecto gubernamental De la Escuela a la Empresa, el cual gracias a un acuerdo con el grupo “Echar Pa’lante”, movimiento enfocado en el cambio de Puerto Rico a través de la educación y desarrollo del sector empresarial, provee herramientas para crear una mentalidad empresarial que contribuya a lograr el autoempleo y alcanzar la autosuficiencia una vez se gradúen.

A través de Entrepreneur Experience, los jóvenes diseñarán sus propias empresas y competirán entre ellas. Y las Zonas Empresariales serán áreas donde los jóvenes operarán las microempresas escolares creadas bajo esta iniciativa.

“Los maestros participantes comparten el conocimiento adquirido con los estudiantes de sus escuelas, con el fin de que luego puedan utilizarlo para convertir sus ideas emprendedoras en realidad. Estamos muy motivados con la participación de tantos jóvenes, y con el gran entusiasmo y liderazgo que han mostrado. Vamos a ellos 100%”, expresó por su parte Pagán Santiago.

Según datos provistos por el PDJ, el año pasado los Clubes JOVEM llevaron actividades de emprendimiento a más de 10,000 estudiantes.

El año pasado, el gobierno aprobó 3,518 decretos para conceder exenciones contributivas bajo las leyes de exportación de servicios y de entidades financieras internacionales, así como aquellas que redujeron los impuestos que pagan los médicos o que eximen del pago de contribuciones a individuos de alto caudal que se mudan a la isla.

De acuerdo con el gobernador Ricardo Rosselló Nevares, en el 2018 –dejando a un lado el año del huracán María–, las nuevas iniciativas de promoción empresarial y la agilidad impartida por el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) en el trámite de estos acuerdos contribuyeron a duplicar el número de autorizaciones a empresas dedicadas a la exportación de servicios y en proyectos de manufactura.

En el caso de los médicos residentes de la isla, para el 2017, 436 de estos profesionales decidieron acogerse a la Ley 14 de 2017. El estatuto fijó la tasa contributiva que pagan ciertos médicos cualificados en 4% –o sea, unos cuatro centavos de cada dólar de ingreso sujeto a tributación– y también les exime de pagar impuestos sobre los dividendos que generen por concepto de inversiones hasta un máximo de $250,000.

En el 2018, de todos los decretos otorgados por el DDEC, unos 2,096 fueron a médicos cualificados, lo que equivale a seis de cada 10 decretos, según datos oficiales.

“Hay un poco de todo, pero ciertamente, la efectividad en la actividad de promoción que se ha hecho, los instrumentos que se han validado y se han creado en el DDEC –como el Portal Único de Negocios–, los cambios en política pública y el compromiso de ejecutar sobre todo ello, son la razón por la que vemos todas estas cosas”, dijo Rosselló Nevares cuando El Nuevo Día preguntó acerca de los factores que explican la ola de decretos.

Regresa a la Legislatura

La tendencia en el número de decretos otorgados el año pasado, no obstante, podría mostrar un panorama distinto ahora que Rosselló Nevares presentará un nuevo proyecto de ley para adoptar el Código de Incentivos Contributivos de Puerto Rico.

Este sería el segundo intento del mandatario y del secretario del DDEC, Manuel Laboy, para medir y uniformar la forma en que se evalúa y se invierten fondos públicos en diversos sectores económicos. La expectativa es que al inyectar dinero de manera directa a alguna empresa o concediendo una exención del pago de impuestos se genere mayor actividad económica y ello redunde en la retención de empleos existentes y la creación de nuevos puestos.

Ni Rosselló Nevares ni Laboy precisaron cuándo la nueva versión del proyecto de ley que crearía el nuevo Código de Incentivos llegará a la Legislatura.

Lo que Rosselló Nevares sí dijo es que con la iniciativa, Puerto Rico tendrá la oportunidad de conocer claramente en qué se invierte el dinero de los contribuyentes y ello, a su vez, se convierte en un referente para empresas o individuos que buscan invertir en las jurisdicciones más idóneas.

“Cuando uno tira a oscuras, y en parte esto va con el Código de Incentivos, lo más seguro es que falles en más ocasiones de las que aciertas. Pero veo que ahora, con estos instrumentos, los nuevos mercados que estamos atrayendo que hacen de Puerto Rico un destino, y el Código de Incentivos, no es que no se van a cometer errores, es que tendremos un instrumento para ver cuál es el resultado de nuestras acciones, para darle continuidad, para ajustarnos a un mundo económico que cambia rápidamente”, subrayó el mandatario.

“Si nos quedamos en el sistema arcaico de decretos a puertas oscuras, sin validación, sin rendición de cuentas, entonces estamos destinados a fallar”, añadió.

El año pasado, Rosselló Nevares cimentó su proyecto de reforma contributiva en modificar y agrupar una plétora de leyes que otorgan incentivos, créditos y otros tratamientos a empresas locales e internacionales con sede en la isla.

Pero en aquel momento, la discusión pública y legislativa pareció centrarse en las leyes de incentivos que se eliminarían y en cómo se financiaría la llamada reforma contributiva.

¿Por qué cambiar?

De acuerdo con Laboy, las preocupaciones técnicas que surgieron el año pasado fueron corregidas y, además, se hicieron nuevos cambios que responden al perfil de empresas e individuos que ahora tocan a la puerta del DDEC con la expectativa de domiciliarse en la isla.

Por ejemplo, Laboy explicó que en el pasado año, Puerto Rico captó el interés de individuos y firmas vinculadas al mundo de los servicios financieros (Fintech), el blockchain y las criptomonedas.

Laboy explicó que sobre 147 de las 800 solicitudes para decretos que el DDEC recibió el año pasado estaban vinculadas con empresas de tecnología y administrativas dirigidas a ofrecer soluciones de servicios financieros.

Entre los cambios que se verían en el Código de Incentivos, dijo Laboy, figura afinar el lenguaje de las actividades financieras elegibles para que incluya las criptomonedas en la definición de activos alternativos.

De acuerdo con Laboy, empresas como HoneyWell, Pratt & Whitney y HP han ampliado la diversidad de sus operaciones suscribiendo nuevos decretos, gracias a enmiendas que facilitan el desarrollo de operaciones de servicios compartidos o shared services.

Pero además, según el jefe del DDEC, los criterios de biculturalidad y bilingüismo que exhibe el talento humano en la isla han permitido que la isla también comience a ser sede de actividades relativamente menos sofisticadas, pero intensivas en fuerza laboral, como es el caso de los centros de llamadas de servicio a clientes. Solo en ese nicho se comprometieron unos 4,000 empleos el año pasado, aseguró el funcionario.

Laboy adjudica el alza en aprobaciones de decretos contributivos a la nueva solución informática del DDEC, que permite solicitar los permisos para establecerse en laisla y los beneficios de las leyes de incentivos al mismo tiempo, a la creación de un consejo para promover el blockchain y a la nueva herramienta de promoción, Invest Puerto Rico.

Rendir cuentas

Puerto Rico incentiva la actividad privada, tanto de individuos como de empresas por múltiples vías.

En algunas ocasiones, aunque el fisco está en aprietos desde hace más de una década, el gobierno invierte aportando efectivo. Ese es el caso de los reembolsos que se pagan a personas o empresas que compran equipos de energía renovable o cuando el gobierno aporta una parte del pago de salarios en sectores como la agricultura o los hospitales.

En otras instancias, el gobierno invierte permitiendo que el beneficiario tome un crédito contra lo que debe pagar en impuestos y también es común que se reduzca la tasa contributiva a pagarse o incluso, se eximan de impuestos ciertas actividades o las ganancias que se obtengan hasta cierto límite.

Según Laboy, aunque en los pasados años surgieron diversos estudios, no ha sido hasta ahora que se ha desarrollado un método uniforme para saber cuánto cuesta cada actividad promovida por el gobierno.

“Miramos las mejores prácticas desde la perspectiva del contribuyente”, dijo Laboy, al indicar que el método de evaluación de incentivos fue desarrollado con el apoyo de las empresas V2A y PricewaterhouseCoopers.

En síntesis, el método para saber cuán efectiva es la inversión del gobierno consistirá de ciertas variables, como cuánto dinero circulará en la economía –lo que incluye las empresas y los hogares– y cuántos recaudos recibe el erario versus el ingreso que el fisco dejará de recibir por promover una cierta actividad económica.

El análisis de esas variables resultará en una relación de beneficio a costo. Lo más beneficioso sería que Puerto Rico recupere cada dólar otorgado a algún sector económico y además, reciba rendimientos por encima de esa inversión.

En dólares y centavos, cada año, Puerto Rico paga unos $600 millones a diversas actividades, explicó Laboy.

Según Rosselló Nevares, siempre habrá inversiones del Estado que no podrán medirse en dólares y centavos porque estas responden a fines sociales. Ese sería el caso de la agricultura, en la cual un beneficio no monetario se centra en fortalecer la capacidad de las empresas locales para sustituir las importaciones de alimentos. En el caso de los médicos, según el Ejecutivo, el objetivo es que estos presten servicios en la isla.

Lo bueno y no tan bueno

Según la metodología adoptada por el DDEC, hay ciertas actividades con las que la economía recibe el beneficio de cada dólar invertido por el Estado.

Ese es el caso del sector turístico cuando se trata del nicho de cruceros, ciertos incentivos de manufactura y cuando se trata de empresas puertorriqueñas que exportan sus servicios o productos a mercados fuera de la isla.

En el lado opuesto, el gobierno invierte demasiado en relación a lo que obtiene. En esa lista, según el análisis del DDEC, figuran los incentivos al cine, los incentivos para controlar el precio de la leche, el pago de subsidios para salarios en hospitales y en el sector agrícola, al igual que los fondos que se desembolsan por proyectos de energía renovable, y el fomento del redesarrollo de los centros urbanos.

A preguntas de El Nuevo Día en torno a cuánto dinero deja de recibir el fisco por promover todas estas actividades, Rosselló Nevares y Laboy no ofrecieron respuestas precisas.

Sin embargo, entendidos en el tema de rendimiento de inversión del Estado en actividades empresariales han explicado a este diario que, cuando se analizan las cerca de 70 leyes de incentivos y tratamientos especiales que otorga Puerto Rico, cada año, el saldo de estas iniciativas es negativo al fisco en una cantidad que podría rondar entre $2,000 y $3,500 millones al año.

Autora: Joanisabel González

Fuente: https://www.elnuevodia.com/negocios/economia/nota/elgobiernotriplicalosdecretosdeexencionenunperiododedosanos-2477536/

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares anunció la llegada y expansión de Point Blank Protective Apparel & Uniforms, LLC desde las instalaciones de esta empresa en el municipio de Guánica, lo que conllevará una inversión de más de $25 millones en los próximos dos años.

La expansión e inversión de esta empresa también trae consigo la creación de 550 plazas de trabajo permanentes y la retención de 550 trabajadores para un total de 1,110 empleos, en un periodo de tres años.

“Este año inicia con muy buenas noticias para Puerto Rico, porque comienzan a materializarse muchos de los esfuerzos que se han estado realizando desde los pasados meses para promover la inversión de capital local e internacional en diversos sectores de la economía puertorriqueña, de modo que se sienta en el desarrollo de la fuerza trabajadora y en el bienestar de los ciudadanos”, manifestó Rosselló Nevares.

El primer ejecutivo agregó que “la mejor recompensa que podemos recibir de compañías como Point Blank es que confíen en Puerto Rico a la hora de expandir su oferta y que confíen en la fuerza laboral capacitada que nuestra isla tiene que ofrecer”.

Point Blank LLC es una empresa dedicada a la confección de vestimenta de protección, uniformes y accesorios; se describe como líder global durante más de 40 años en el desarrollo, la producción y la distribución de armaduras.

Por su parte, el secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel A. Laboy Rivera, explicó que “Point Blank adquirió algunos activos de Short Bark Industries, Inc. (SBI) en octubre de 2017, luego de que en julio del mismo año esta última buscó protección de la ley federal de bancarrota. Con la adquisición de las operaciones de SBI, los empleos quedaron a salvo y no hubo despidos”.

El secretario detalló además que “ahora Point Blank, confiando en el terreno de inversión de Puerto Rico, expande sus operaciones en el municipio de Guánica y próximamente en San Germán con la ayuda de Fomento Industrial y FirstBank de Puerto Rico. Esto beneficiará a la fuerza trabajadora en la región suroeste de Puerto Rico y al desarrollo económico en esta importante zona de la isla”.

Por su parte, el director de Operaciones de PBE, Paulo Motoki, sostuvo que “Point Blank Enterprises, Inc. (PBE) se enorgullece de ser parte del sector manufacturero de Puerto Rico y está muy satisfecho con la calidad y la fuerza laboral dedicada que se encuentra en el área de Guánica y pronto también en San Germán”.

Motoki resaltó además que “el apoyo continuo del Gobierno y los alcaldes de Guánica y San Germán están contribuyendo a nuestra expansión y compromiso con estos municipios y Puerto Rico. Esperamos un futuro brillante para PBE en Puerto Rico”.

Fuente: WIPR



En un esfuerzo por llevar el arte a otro nivel  y convertir a Puerto Rico en el conector de la Américas a nivel artístico y cultural, el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) y la Compañía de Comercio y Exportación (CCE), a través de la plataforma empresarial Puerto Rico Emprende, anunciaron el lanzamiento de convocatorias para el programa de Fábricas Culturales, dirigido para individuos o colectivos dedicados a la música, artes visuales y el diseño para que fortalezcan sus destrezas administrativas y empresariales.

La fábrica cultural de música comenzará a partir del 19 de marzo y culmina el 20 de junio. La de artes visuales y diseño será del 20 de marzo al 26 de junio. Ambas se realizarán en el nuevo Centro de Emprendimiento de la CCE en Hato Rey.

El director ejecutivo del ICP, Carlos R. Ruíz Cortés, y el director ejecutivo de la CCE, Ricardo Llerandi Cruz, explicaron que la idea es capacitar a los participantes para ser empresarios exitosos, que puedan impactar localmente, pero igualmente exportar su talento al mundo.

Cada fábrica cultural contiene un mínimo de veinte horas contacto en capacitaciones en temas como: emprendimiento y gerencia cultural, estrategias de mercadeo, administración financiera, estructuras legales para proyectos culturales, planificación estratégica y rendición de cuentas, redacción de propuestas y propiedad intelectual. Además, se ofrecen seis horas de capacitaciones en temas específicos al sector cultural destinado y un mínimo de 10 horas de acompañamiento en mentoría para aclarar dudas.

El proyecto es financiado -en parte- con fondos federales del National Edowment for the Arts (NEA).

Jessabet Vivas Capó, del ICP, explicó que son alianzas interagenciales, entre la Escuela de Artes Plásticas, el Conservatorio de Música y la empresa privada, como el Grupo Guayacán y Colmena 66, entre otros.

“Este nuevo proyecto de las fábricas culturales dará a todos los artistas y gestores culturales las herramientas necesarias para desarrollar su habilidad dentro de un modelo empresarial”, sostuvo Ruiz Cortés, y mencionó que por cada industria creativa impactada se generan 2.5 empleos directos. Este sector representa el 3% del Producto Interno Bruto de la Isla.

Por su parte, LLerandi afirmó que “a nivel local e internacional, nuestras industrias creativas de la música y del diseño poseen alto potencial de desarrollo, escalabilidad y crecimiento.  Por tal motivo, colaboramos con el ICP en iniciativas que promuevan, capaciten e incentiven a nuestras industrias creativas a innovar y a transformar su talento e ingenio en un modelo de negocios rentable y productivo.  Exhortamos a todos aquellos artistas a participar de este importante proyecto, y así, emprender por ellos y por Puerto Rico”.

Estas dos nuevas fábricas, se unen a la desarrollada en agosto de 2018 de arte escénico. Cuatro de los proyectos, de la mano del Grupo Guayacán, se encuentran en las semifinales para entrar a Enterpirize 2019.

Para solicitar, las personas tienen hasta el 28 de febrero, y la selección será tomada entre el 12 y 13 de marzo.

Las solicitudes:

Fábrica de música – https://docs.google.com/forms/d/1mkB56g0LAjs85mbcG0aWc68l8wiRfe-SzmKhQvneGs4/edit

Fábrica de artes visuales y diseño: https://docs.google.com/forms/d/1L29NvT4peUY8LVMJIuXGQDS4FOPL6iPbx28ZlsRW3hU/edit

Fuente: El Vocero



Con una inversión de $2.1 millones, hoy tendrá lugar la apertura oficial Fifty Eight, nuevo club nocturno ubicado dentro del hotel La Concha Renaissance Resort, en el sector turístico de Condado.

El negocio, que cuenta con 3,000 pies cuadrados y capacidad para 450 personas, surgió de la inquietud de sus propietarios, el empresario Matt Moncada y el productor de espectáculos Paco López, ante la falta de discotecas y clubes nocturnos en la isla.

“Cada vez que yo hacía un concierto, los artistas siempre querían hacer algo después para celebrar el éxito del concierto y vi que hay una necesidad de entretenimiento en la isla en cuanto a discotecas”, contó López.

Con el propósito de satisfacer esa necesidad, se unieron a Paulson & Co., firma de inversiones que es propietaria de La Concha, para convertir uno de los salones de banquetes de la hospedería en la discoteca Fifty Eight.

Al club nocturno, donde predominan los tonos azules, verdes y grises, se entra desde el vestíbulo del hotel. La remodelación y diseño del espacio, a cargo de la empresa TASK Architects, incluye muebles y mesas que se pueden reacomodar para alquilar el lugar para celebraciones privadas y eventos corporativos.

De acuerdo con Moncada, la discoteca conllevó la creación de 60 empleos, de los cuales 15 están asignados al área de seguridad. También contará con muchos camareros para garantizar una mayor y mejor atención a los clientes.

Agregó que el club ha estado abierto, a modo de “soft opening”, por los pasados dos meses, periodo en que ha recibido el apoyo del público, mayoritariamente local. “Atendemos a los huéspedes del hotel y al público local. Los huéspedes del hotel reciben un trato preferencial, pero todos son bienvenidos. Hasta ahora, nuestra clientela ha sido un 90% local y un 10% turistas”, abundó el empresario.

Sin revelar metas o proyecciones de ventas, los propietarios dijeron que combinarán sus experiencias para lograr el éxito de la discoteca, que tocará múltiples géneros musicales. López figura entre los principales productores de espectáculos en Puerto Rico. Mientras, Moncada trabajó durante más de diez años para TAO Group, empresa que opera más de 20 restaurantes y clubes nocturnos en Nueva York, Las Vegas y Sydney (Australia). Actualmente es dueño y operador de varios bares en Nueva York y reside desde hace tres años en la isla.

Más inversiones

Moncada, quien se beneficia de los incentivos y exenciones contributivas de las leyes 20 y 22 de 2012, indicó que se dispone a invertir $4 millones en el desarrollo de otros tres proyectos en la avenida Ashford, en Condado, en conjunto con Paulson & Co.

“Uno es un restaurante y bar con el chef José Enrique, con una inversión de $1.5 millones. Otro ubicará en un lote de 20,000 pies cuadrados donde antes estaba el hotel Regency, cerca del Condado Plaza, donde haremos un gran bar y restaurante al aire libre, con una inversiónde $2.5 millones. El tercero es un pequeño ‘coffee shop’ que era un negocio existente, por lo que no requirió una gran inversión en construcción”, detalló.

“Así que para fines de 2019 tendré cuatro proyectos aquí en Puerto Rico”, aseguró.

Fuente: El Nuevo Día

La liberación de $1,500 millones en fondos CDBG-DR para la reconstrucción luego del huracán María provocará un impulso positivo en la economía de Puerto Rico, que debe crecer un 4.2% para el año fiscal 2020 y continuar en positivo hasta el 2022, según nuevos estimados de Estudios Técnicos Inc.

“Esta semana el Departamento de Vivienda anunció la liberación de los primeros $1,500 millones en fondos CDBG-DR. De acuerdo al Plan Consolidado de este programa federal, unos $1,000 millones de estos fondos estarán destinados a la construcción y rehabilitación de vivienda, por lo cual esperamos que, para la segunda mitad del año, se verá un aumento en la inversión en construcción de vivienda y, con ello, un incremento en las ventas de cemento, así como en el empleo en la construcción. También esperamos aumentos en la venta al detalle, de materiales de construcción y efectos del hogar”, explicó Graham Castillo, presidente de Estudios Técnicos Inc.

Castillo indicó que la llegada de estos fondos le da mayor certeza a las proyecciones económicas revisadas de Estudios Técnicos, Inc. que apuntan hacia un incremento en la actividad económica de 4.2% para el año fiscal 2020 y 2.1% para el 2021, con un incremento en la inversión de 20.2% y 15.2% para los mismos años.  El impacto positivo de nuevas partidas de fondos para la reconstrucción se extendería hasta el 2022 cuando se estima que el crecimiento sería de 1.7%. En el año fiscal 2019 el crecimiento económico de Puerto Rico será de 3.1%.

“Esperemos que próximamente se anuncie la liberación de $8,000 millones adicionales, los cuales mejorarán la actividad económica en la Isla y las condiciones sociales de aquellas personas de ingresos bajos y moderados con necesidades de vivienda resultantes del paso del huracán María. Un grupo particularmente necesitado es el de la población de mayor edad”, comentó Castillo.

Aunque la inyección en fondos federales contribuirá a reactivar la economía, Castillo hizo hincapié en la necesidad de un plan para el desarrollo económico sostenido, que incorpore proyectos innovadores en áreas de oportunidad para Puerto Rico. Estudios Técnicos, Inc. estima que entre los sectores que previsiblemente más aportarán a la economía están la manufactura, servicios avanzados – incluyendo los de tecnología, servicios de salud, servicios financieros y algunos otros – la agroindustria y el turismo.

Fuente: Sin Comillas

(San Juan) – Once jóvenes fueron premiados por el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), a través de su Programa de Desarrollo de la Juventud (PDJ) tras ganar la competencia Education Got Hacked!, coordinada por Engine-4 Coworking Space en Bayamón y promocionada por Intel Corp., para desarrollar juegos y aplicaciones educativas que serán instaladas en unas 2,000 computadoras donadas a más de 30 escuelas alrededor de la isla, anunció el secretario del DDEC, Manuel A. Laboy Rivera.

“Felicitamos a los ganadores y a los más de 150 que compitieron, por todo el esfuerzo realizado y por perseverar en la creación de sus proyectos tecnológicos. Continuaremos cumpliendo con el compromiso del gobernador Ricardo Rosselló Nevares, apoyando a los jóvenes y a los estudiantes, a través de diversas iniciativas, incluyendo este tipo de eventos que los invita a crear, innovar y a pensar en que pueden convertirse en empresarios con sus conocimientos. La contribución de los jóvenes es esencial para transformar a Puerto Rico en uno más competitivo, sólido y sostenible. Cuentan con nuestro apoyo”, afirmó Laboy Rivera.

El funcionario, detalló que Engine 4 recibió un incentivo de $50,000 para crear y desarrollar un “boot Camp” llevado a cabo durante 11 sábados donde 30 jóvenes pudieron estudiar y poner en práctica destrezas en IOT, Robótica, Codificación y Empresarismo.

Según detalló Roberto Carlos Pagán Santiago, director ejecutivo del PDJ, el equipo ganador del primer premio, integrado por Jon Marshall Zindman y Noah Judson, recibió $1,500 por su creación “Photopop”. El equipo ganador del segundo premio, integrado por Ángel Nieves, Alexander Guzmán, Gianni Plaza Pizarro y Ángel Vélez Figueroa, recibió $1,000 por su creación de “Juny Studio”. Y el equipo ganador del tercer lugar obtuvo $500 por su creación de “Atmosphere”.

“La tecnología es fundamental para poder mejorar la eficiencia y efectividad en la educación. Qué mejor que los mismos jóvenes puedan desarrollar herramientas educativas que impactarán a otros jóvenes. Esto se traduce en mejor educación y oportunidades para quienes crearon las herramientas. PDJ continuará brindando oportunidades a los jóvenes y apoyando su desarrollo educativo”, expresó el director de PDJ.

Las 2,000 computadoras que tendrán las aplicaciones y juegos educativos que serán instalados en 40 escuelas, fueron donadas por Intel Corp., la cual diseña, fabrica y vende, circuitos integrados para la industria de la computación y las comunicaciones a nivel mundial. Intel también regaló una computadora Intel NUC a los integrantes de cada categoría.

Aunque en Puerto Rico el desarrollo de las industrias creativas está más atrasado que en otras jurisdicciones, en los últimos años ha experimentado un crecimiento acelerado, lo que ha levantado el interés de organizaciones para hacer crecer el sector, que hoy representa el 3.16% del Producto Interno Bruto de la Isla, equivalente a $2.37 mil millones.

En esta ocasión, se une al esfuerzo la Universidad del Sagrado Corazón, a través de su programa Nuestro Barrio: Distrito Cultural de Santurce, área geográfica de mayor aglomeración de industrias creativas. La institución educativa abrió una convocatoria para aquellas empresas creativas establecidas en el área de Santurce que interesen desarrollar su proyecto, para el cual cuentan con un ‘grant’ de $400,000 otorgado por la Administración de Desarrollo Económico federal (EDA, en inglés) para lograr impactar las mismas.

La iniciativa, denominada La CEPA – Comunidad Empresarial de Nuestro Barrio, busca reclutar de 10 a 12 empresas comprometidas con su barrio, que necesiten apoyo para dar estructura, diversificar su oferta o identificar nuevas oportunidades de crecimiento para sus creaciones, según explicó Javier De Jesús Martínez, director de Neeuko – Centro de Innovación Colaborativa de Sagrado donde se lidera esta iniciativa. La misma, persigue ofrecer a dichas empresas capacitación en áreas de manejo de empresas, administración, sustentabilidad, nuevos productos y propiedad intelectual, entre otros, con miras a lograr su crecimiento y posterior exportación del producto o servicio desarrollado.

Algunas de las empresas que podrían solicitar son aquellas que se dediquen a la arquitectura, las artesanías, las artes escénicas, culinarias y visuales, el desarrollo de software, el diseño gráfico, de productos o de modas, los medios de comunicación, los museos, galerías y librerías, la música, las publicaciones, la publicidad y el mercadeo, entre otras.

“Queremos apoyar a las industrias creativas de Santurce porque hemos identificado que es un sector en crecimiento con gran potencial de impacto económico. Actualmente tenemos alrededor de 250 empresas creativas en Santurce con necesidad de ser apoyadas. Esto es parte de la misión de Sagrado, el fomentar la innovación, la creatividad y el emprendimiento a través de todas sus iniciativas”, destacó De Jesús.

Marleen Martínez, gerente del programa, explicó que se trata de una iniciativa que busca que diversas organizaciones con diferentes ideas pero con cosas en común puedan converger en un mismo ambiente y desarrollar su producto o servicio. Mencionó que como parte de los beneficios que obtendrán del programa, está el acceso al espacio de co-trabajo en la Universidad del Sagrado Corazón, el cual cuenta con conexión a internet, servicio telefónico, personal de apoyo, consultoría y mentoría del Departamento de Empresas, la Escuela de Comunicación, la Facultad Interdisciplinaria de Estudios Humanísticos y Sociales y de Neeuko. También se beneficiarán de talleres de formación empresarial y recibirán apoyo en el desarrollo de un producto mínimo viable (MVP) y su comercialización.

Para el profesor Javier Hernández, director de la Escuela de Administración de Empresas, el sector de las creativas es uno en crecimiento, validado por el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, que refleja que existe 6.4 empresas creativas por cada 10,000 habitantes, generando alrededor de 20,000 empleos directos. “Lo bello de este sector es el impacto externo que genera en otras industrias y sectores. Se subestima el valor real transversal que representa esta industria, donde a diario crecen las oportunidades”.

Todos coincidieron en la existencia de grandes oportunidades en áreas como los videojuegos, desarrollo tecnológico, cine, contenido audiovisual, manufactura de textiles y diseño industrial, entre otros. Durante este mes, salen hacia Nueva York dos empresas creativas de la Isla para ir abriendo camino en dicho mercado: Y no había Luz y Picaflor Entertainment.

Estadísticas censales

De acuerdo con los datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos y de las clasificaciones de las Naciones Unidas, en Puerto Rico hay 2,355 industrias creativas.

Las industrias creativas son empresas que requieran creatividad, pericia y talento. Con potencial de creación de empleos y riqueza principalmente a través de la exportación de bienes y servicios creativos en los siguientes sectores: Diseño —gráfico, industrial, moda e interiores—; Artes —música, artes visuales, escénicas y publicaciones—; Medios —desarrollo de aplicaciones, videojuegos, medios de líneas, contenido digital y multimedios—; y Servicios Creativos —arquitectura y educación creativa—. En el segmento de grupos creativos, se trata de redes y asociaciones que se crean entre empresas o industrias creativas para estimular actividades comunes, eslabones entre sí, o lograr economía a escala.

Fuente: El Vocero