El año 2019 promete que será de mucho optimismo para el sector manufacturero de Puerto Rico, con el establecimiento de nuevas operaciones y la ampliación de otras existentes, con un compromiso de inversión que supera los $500 millones y la promesa de crear sobre 10,000 nuevos empleos.

Así lo confirmó en exclusiva con EL VOCERO, Manuel Laboy, secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), quien adelantó que habrá 11 proyectos de gran envergadura para aportar al crecimiento de la economía. También se cuentan otros de mediana y pequeña escala.

Entre los proyectos de mayor inversión, mencionó uno en el sector de manufactura de ropa para el Departamento de la Defensa, que se deberá ubicar en la región sur de la Isla. Además, hay otro proyecto en el sector de tecnología -en el campo de la salud-, más cuatro expansiones en el segmento de dispositivos médicos, tres proyectos en farmacéutica biotecnológica y cuatro proyectos que incluyen dos nuevas operaciones y dos expansiones en el sector aeroespacial.

“Confiamos como mínimo igualar o superar los números de 2018 que fueron muy positivos para la Isla. Nuestro enfoque se mantiene en tres áreas principales en términos de inversión: atraer nuevos negocios, retención y expansión de las operaciones existentes y crecimiento de las empresas locales. Estas estrategias nos han permitido tener un 2018 muy positivo para la industria y para el desarrollo económico del País”, sostuvo Laboy.

En el 2018 aseguró que se logró el compromiso de empleo para unas 10,000 plazas, que se han desplegado entre las industrias de aeroespacial, tecnología, biotecnología y alimentos, entre otras. Entre ellas han figurado la expansión de Honeywell, Airmaster, Softex, Santorius, Suiza Fruit, Pan Pepín y Stryker. “Estamos trabajando no solo con las empresas de afuera, sino que igualmente estamos comprometidos con el crecimiento de las locales”, sostuvo el funcionario; y destacó que hay impulso económico en empresas de manufactura de alimentos y bebidas, mediante procesos de incubación.

Acorde con Laboy, el crecimiento del sector lo adjudica al trabajo en conjunto con otras agencias gubernamentales y las acogidas de las leyes 20 y 22. Igualmente, a la estrecha relación que mantienen con las oficinas centrales de las empresas establecidas localmente. “Bajo nuestra administración, ya hemos visitado cerca de 20 oficinas centrales de empresas -principalmente en Estados Unidos y Alemania- que están haciendo negocios en Puerto Rico. Esto mantiene abierta la comunicación entre las partes”, añadió.

Retos que enfrentan

Aunque se mantiene el optimismo en el sector, el funcionario reconoció que también hay retos que tienen que seguir de cerca. Mencionó que en ocasiones, tales retos responden al sector como tal y otras a la situación de la Isla, lo cual buscan armonizar para garantizar la estabilidad necesaria. Entre estos retos enumeró los cuestionamientos de la Junta Federal de Control Fiscal en torno a la tributación mediante la ley 154, ya que mantienen su posición de que la Isla reemplace este mecanismo y migre hacia otro esquema que logre igual captación, que actualmente es de unos $2,000 millones anuales.

“La junta lo que busca es un mecanismo que provea certeza a futuro y sea sencillo. La ley 154 no tiene esa certeza a mucho tiempo. Por eso nos mantenemos trabajando de la mano con el Departamento de Hacienda, que a su vez se mantiene trabajando afuera para el sostenimiento de esta”, comentó Laboy.

Otro de los retos es la reforma contributiva federal, que trata a las empresas estadounidenses ubicadas en la Isla como foráneas y el nuevo impuesto a la propiedad intelectual, donde a Puerto Rico nuevamente le han aplicado el mismo trato de foráneas. “Es muy importante la decisión que se apruebe afuera, ya que pudiese no tratarse de manera justa a la Isla”, advirtió.

Igualmente mencionó otros retos que están directamente vinculados con la industria, como son las consolidaciones y la expiración de patentes; y ante la situación dijo que no pueden “bajar la guardia” para buscar que se mantenga la continuidad de esos negocios en la Isla con otros productos.

Entre los retos que como mercado confronta la Isla, mencionó la necesidad de mejorar la competitividad, con proyectos estratégicos que atiendan la situación energética, las carreteras y las comunicaciones.

“Tenemos que ofrecer un buen clima de hacer negocios y ser cada día mas competitivos. Estamos confiados en que una vez comience el Invest Puerto Rico -cuya responsabilidad es promocionar a Puerto Rico como mercado de nuevos negocios e inversión- se siga apoyando e incentivando a la empresa local -donde hay varias acogidas a la ley 20 en sectores de tecnología y servicio- y hacer lo propio con las extranjeras. Que se siga manteniendo comunicación directa con todas ellas y así podremos tener una mayor claridad y posición para anticipar aspectos positivos y de riesgos”, afirmó Laboy.

Apuesta también a los fondos federales

Para el funcionario, la llegada de los fondos federales para la reconstrucción de la Isla tiene también su efecto indirecto en el crecimiento del sector industrial.

“Estos dineros mejorarán la infraestructura y con ello la competitividad de la Isla, lo que genera un efecto positivo. Igualmente, está la zona de oportunidades -que ofrece beneficios contributivos muy buenos- que aunque se ha estado inclinando más hacia el sector de los bienes raíces, entendemos pueden comenzar a incursionar sectores industriales y manufactureros. Estamos abiertos a hacer negocios”, afirmó Laboy.

Haga click aquí para ver en El Vocero.

El programa de capacitación 1Exito de FirstBank sigue ganando adeptos, logrando en esta ocasión que 70 empresarios adquieran asesorías para la optimización de sus operaciones en sus diversas etapas y puedan generar actividad económica.

La ventaja del programa, que ofrece talleres y asesorías, es que trabaja con empresarios cuyos negocios se encuentran en diferentes etapas. Uno de los casos de éxito es el de Angélica Pérez, propietaria de Angélica Pérez Events en San Juan, quien luego de trabajar por una década para el área de eventos corporativos hace tres meses decidió convertirse en empresaria.

Su participación en el programa la capacitó en las áreas de finanzas, mercadeo, promoción y en el uso de redes sociales para realzar los ofrecimientos de su negocio.

“Con esta oportunidad que me brindó este programa me siento más confiada en poder darle continuidad de manera exitosa a mi negocio. Por lo que hasta el momento tengo en agenda, puedo proyectar un 2019 muy bueno. Hasta el momento ya tengo entre 10 a 12 bodas en agenda para coordinar. En un inicio pensaba dirigir mi negocio a la coordinación de bodas y eventos corporativos a la misma vez, pero aprendí que hay que dirigir los esfuerzos a un área en específico, por lo que mi norte ahora serán las bodas”, apuntó Pérez, quien contrata entre dos a tres personas por cada evento para ofrecer sus servicios.

En el caso del empresario Arnaldo Colón, propietario de Roca Custom Apparel en Salinas, empresa de reciente creación dedicada al servicio del bordado y confección de hilo, el programa impulsado por FirstBank le permitió obtener el conocimiento para llevar su empresa hasta las plataformas online, donde no tenía presencia y le ha representado un cambio importante.

Colón dijo que en el tipo de negocio que maneja en ocasiones no se percibe una buena demanda, pero lo adjudica a la manera en que se opera y cómo se brindan las servicios. “Nosotros tenemos la pasión y le hemos agregado el valor añadido de la calidad del producto. Ahora mismo operamos desde nuestro hogar, mi esposa y yo. Nuestra meta es conseguir un local para ampliar el servicio a clientes circundantes. Para ello, proyectamos también agregar maquinaria y en la medida en que crezca el negocio adquirir empleados”, detalló.

Para Cristina Vázquez, propietaria de Water Sports and Eco Tours en Humacao, empresa establecida hace 19 años que se dedica a ofrecer caminatas guiadas por la Reserva Natural de Humacao y actividades acuáticas, el programa ha sido vital. Dijo que a pesar de sus años de experiencia carecía de unos conocimientos en áreas muy similares a los demás participantes, como finanzas, promoción y mercadeo, conocimiento que recibió a través del programa 1Exito.

“Después del paso del huracán María vimos la necesidad de ampliar nuestros conocimientos en estos segmentos para volver a recuperar el terreno comercial que se había perdido. Ahora, con el conocimiento obtenido, hemos podido promocionar mejor nuestro negocio, allegando nuevamente visitantes, que en la mayoría de las ocasiones se trata de escuelas”, afirmó Vázquez, quien genera unos ocho empleos directos.

Estos y otros empresarios participantes son residentes en municipios como Adjuntas, Arecibo, Bayamón, Carolina, Cataño, Humacao, Mayagüez, Ponce, Salinas y Vega Baja y tienen en común que son pequeños negocios —los cuales se han levantado con una inversión reducida— y destacan por el empeño que han tenido para salir hacia adelante.

Por su parte, Ginoris López Lay, vicepresidenta ejecutiva y directora de Gerencia Estratégica y Banca Personal de FirstBank, sostuvo que los 70 empresarios participantes culminaron exitosamente el programa de capacitación y de asesoría estratégica de negocios, lo cual describió como un logro. “Luego de los retos que han enfrentado, reconocemos el interés que cada uno demostró por fortalecer y adquirir nuevos conocimientos para lograr eficiencias en su operación e identificar oportunidades de negocio en sus municipios”, señaló López Lay.

Haga click aquí para ver en El Vocero.